Tuesday, August 7, 2018

Conviviendo con niños: vacaciones activas

Las pasadas vacaciones comencé mi primer proyecto de la materia CAS del Programa del Diploma del Bachillerato Internacional. Decidí como parte de dicho proyecto mejorar mi convivencia con los niños, ya que generalmente no se me da muy bien tratar con ellos. Para lograrlo me ofrecería como voluntaria durante las vacaciones activas que organiza SEK Costa Rica cada periodo de vacaciones. En varias semanas se realizan actividades con niños desde 1 año y medio hasta 10 años, aproximadamente. Inicié por hablar con mi coordinadora CAS para saber si la ejecución del proyecto era viable, al comentarle mi idea ella me respondió con un gran sí y una sonrisa. Me dijo que solamente debía hablar con la jefe de estudios que coordinaba las vacaciones activas quien afortunadamente también aceptó mi propuesta y me comunicó que mi ayuda era “más que bienvenida”. Sabía que iba a “perder” parte de mis vacaciones, situación que fue reafirmada por algunos de mis compañeros. A pesar de ello, estaba decidida a cumplir mi objetivo, incluso si esto suponía despertar a tempranas horas y salir de mi zona de confort en período de vacaciones para lograrlo.

Mi horario durante las vacaciones activas era de 8 hrs a 13 hrs. Al llegar el primer día de vacaciones activas al colegio, me recibió mi jefe de estudios y me preguntó con qué grupo de niños me sentiría más cómoda (los niños están divididos en grupos por edad para un mejor desarrollo de las actividades) a lo cuál respondí que estaba dispuesta a trabajar con cualquier grupo que se me asignara. Fui guiada por mi jefe de estudios hasta el grupo de los niños más pequeños en el que estaban niños desde un año y medio hasta 2 años. Allí supe que un desafío aún más grande estaba por venir. Mi primer reto fue tranquilizar a dos niños que lloraban porque no querían dejar ir a su madre. En ello tuve éxito a pesar de tener que escuchar sus llantos por casi una hora. Así comencé a convivir con los niños y realicé diversas actividades durante las dos semanas que estuve: desde ayudar a los más pequeños a comer o a hacer manualidades hasta llevar a niños que se sentían enfermos o que habían sufrido una caída a la enfermería del colegio. La mayor parte del tiempo lo compartía con los niños, a menos que se me fuera asignada otra actividad como limpiar una mesa o realizar etiquetas para identificar los trabajos de ellos.

Mis dos semanas estuvieron llenas de desafíos que se convirtieron en lindas experiencias las cuales me llevaron a darme cuenta de que el compartir con los niños se me daba mejor de lo que pensaba. Espero continuar con mi proyecto en las vacaciones de diciembre y enero para realizar más actividades con ellos. Espero haber mejorado mis habilidades con los más pequeños para entonces. Por ahora llevo bonitos recuerdos de los niños con los que trabajé en las vacaciones pasadas y de las personas que me ayudaron a realizar mi proyecto de la mejor manera. Quiero agradecer especialmente a Miss Sauma, mi coordinadora CAS, a Miss Jiménez, coordinadora de preescolar, Mr. Ramírez, Jefe de Estudios de Secundaria y a las profesoras de preescolar Pamela y Daniela quienes me acompañaron en esta etapa de mi proyecto CAS y me dieron las herramientas para cumplir mis objetivos de la mejor manera posible.

María Paula Gómez Barboza
Estudiante 11-IB