Monday, September 5, 2016

Semana Blanca 2016


Todo empezó cuando Mr. Minor llegó a las clases para anunciar el viaje a Chile. Al principio noté que muy poca gente estaba interesada en ir, pero con el paso del tiempo el número de alumnos aumentó considerablemente. Fueron tantos estudiantes que el colegio invitó a Ms. Adriana para acompañarnos.
El viaje en el avión no fue problema, conocimos a estudiantes de nuestro propio colegio que no conocíamos… Al llegar, nos recibieron nuestras familias anfitrionas con mucho afecto. Pasamos el día junto a ellos. Al subir a Chillán, nos fuimos en el autobús con algunos estudiantes de Chile, con quienes pudimos compartir.
Ya en Chillán fue donde empezó la aventura. El primer día de esquí fue complicado, teníamos nervios y apenas nos podíamos mantener de pie en los esquís. Lo que realmente nos impulsó fue la paciencia de los entrenadores y su esmero porque aprendiéramos. Al principio nos costó mucho, pero poco a poco aprendimos las bases del esquí y nos empezaron a enseñar lo avanzado. ¡Esto fue lo que nos hizo acabar esquiando de maravilla! Los últimos días quisimos enfrentar más retos por lo que fuimos a algunas pistas más avanzadas. Tratamos de hacer acrobacias e, incluso, esquiamos para atrás.
En Chillán volvimos a tener la oportunidad de conocer estudiantes de Chile. Compartimos nuestra cultura y aprendimos de la suya. Al final, nos dieron los certificados donde se ratifica que ya sabemos esquiar. Al bajar de Chillán rumbo a Santiago, nos dejaron un momento en el Mercado para comprar artesanías típicas. En Santiago nos recibieron nuestras familias anfitrionas, quienes de nuevo fueron muy hospitalarias. El último día, el colegio nos propició un tour por la ciudad de Santiago, caminamos por el centro, al Cerro San Cristóbal y al Costanera Center. Después vino la parte más difícil: ¡despedirnos de la familia y de Chile para salir de vuelta a Costa Rica!
Tuvimos dos vuelos muy buenos y al llegar nos esperaban nuestros padres. Llegamos con gran alegría y orgullo de haber cumplido nuestra meta y volver a nuestros hogares con mucho que contarles. Realmente, la Semana Blanca es una experiencia inolvidable.

Ernesto Castro
6to grado

No comments:

Post a Comment